Enviar whatsapp


DÍA DE MUERTOS

V.J.S.M.J.


ACERCA DEL DÍA DE MUERTOS

Las Ofrendas de Día de Muertos: Una tradición Católica.

“Las festividades de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, son rituales que se inventaron en la Francia del siglo X por el Abad de Cluny, quien decidió rescatar la celebración en honor de los macabeos (Libro de los Macabeos), judíos reconocidos como mártires en el santoral católico, el día dos de noviembre y dispuso el día anterior para celebrar a los santos y mártires anónimos, aquellos que no poseen nombre ni apellido, ni celebración en el calendario ritual católico” (INAH, 2021).

“Los elementos integrados en las ofrendas que se colocan en la noche del día primero de noviembre, provienen de la Europa medieval y son costumbres profundamente jesuitas. En ese día de Todo los Santos, se elaboraba un inmenso altar en el que se exhibían las reliquias de los Santos que cada iglesia tenía en su posesión, bien fueran huesos, cráneos u otros restos.

Las reliquias y el relicario eran consideraros (según Malvido) como intermediarios ante Dios, pues se solicitaba clemencia para que el cuerpo o el alma no fueran castigados. En esta fiesta, los católicos recorrían la mayor cantidad posible de altares, iglesia por iglesia para ganar indulgencias. Este periplo culminaba en la Catedral Metropolitana, lo feligreses compraban un pan o un dulce de azúcar con forma de la reliquia, mismos que el sacerdote bendecía y que finalmente colocaban en casa en una mesa junto con el santo y frutas variadas” (Ibídem).

A pesar de la polaridad de creencias entre los pueblos náhuatl y los pobladores españoles y, de que la Dra. Elsa Malvido (Directora de la INAH) denote una parcialidad en el texto publicado en la página web de la INAH (por el contexto y título del artículo), nosotros podemos observar actualmente en las ofrendas de Día de Muertos la riqueza del mestizaje; la sinergia entre todo el pueblo mexicano, que aunque la tradición no es netamente prehispánica no deja de ser una tradición que año con año (desde su establecimiento en México), se ha adornado de nuevos elementos culturales de una gran nación hija del mestizaje. Por este motivo, no podemos arrancar de la cultura mexicana las raíces de la hispanidad. No podemos proferir de que la tradición del Día de Muertos actual no es una tradición Mexicana; no porque la tradición no sea prehispánica, no significa de que no sea parte de la cultura mexicana porque hablar de la cultura Mexicana nos remite indudablemente a la unión de dos culturas.

No olvidemos la finalidad del Día de Muertos, la cual consiste en orar por todas las almas que partieron de este mundo con el afán de llegar a la casa del Santísimo Padre Celestial. Recordemos que hay cuantiosas almas en el Purgatorio; almas que reflexionan, oran y anhelan estar con el Creador. Hagamos esta obra de misericordia con nuestros hermanos difuntos y recordemos con amor, en aquellos buenos momentos, a todas las personas con las que compartimos un inolvidable momento en vida.

Bibliografía.

INAH (2021). Orígenes profundamente católicos y no prehispánicos, la fiesta de día de muertos. Ciudad de México, México: INAH. Recuperado de:

https://www.inah.gob.mx/boletines/1485-origenes-profundamente-catolicos-y-no-prehispanicos-la-fiesta-de-dia-de-muertos-2

FOTOGRAFÍAS